El poder de la Apreciación

 

Esta semana estuvo de cumpleaños mi papá @cesarcaste celebramos en Viña del mar, Chile. Fue un tiempo lindo para decirle cuanto lo amamos y darle gracias por las cosas lindas que el ha sembrado en nuestros corazones.

Una de las cualidades que he podido ver en su vida es como sus palabras siempre motivan, y hacen sentir muy bien a las personas que están a su alrededor. Por ejemplo llegamos a un restaurante, el pide una deliras carne, después de haberla comido el llama al mesero y le dice: por favor dígale al chef que el plato que me preparo hoy estaba sencillamente excelente. En otras ocasiones el mismo ha ido personalmente y ha expresado su apreciación al chef del restaurante.

Como hija siempre he visto en el palabras de motivación en los nuevos emprendimientos, y desafíos que tengo. El esta con un hijo que tiene 5 años y se ha convertido en el motivador numero uno de su hijo. Matias siempre quiere mostrarle a su papá el nuevo logro alcanzado porque sus palabras lo motivan a continuar creciendo.

Mi papá determino escribirle a mi mamá poemas de amor y admiración, hace dos años tomo la decisión de escribirle diariamente palabras de motivación. Para mi mamá esos poemas se han convertido en un manantial de alegría, seguridad, amor, y motivación. Cuando ella estaba pasando por el valle de la enfermedad la Palabra de Dios y las palabras de su esposo fueron esenciales en su recuperación. Eran palabras de vida, y sanidad!

Mi mamá un dia le hizo la siguiente pregunta a mi papá: “Si pudieras retroceder el tiempo, Qué cosa tú cambiarías? Su respuesta fue: “Lamento los años en que no te escribí ni un solo poema; si retrocediera el tiempo me esforzaría de una manera diligente en ponerle frases a mis sentimientos para poder expresarlos de una manera continua.

A continuación un poema de mi Padre para su amada…

“OJOS CAUTIVADORES”
“Has apresado mi corazón con uno de tus ojos” (Cantares 4:9).

Amada mía: doy gracias al Señor por tu vida; estaba haciendo memoria de la manera como te conocí y pude ver que nuestro primer encuentro tuvo matices que marcaron nuestro destino. En el instante en que te vi, pensé: ¿De dónde apareció esta hermosa joven? Fue una mezcla de sentimientos fascinantes. La expresión de tus ojos te hacía diferente de cualquier otra mujer, tus largas y hermosas pestañas que habían sido cuidadosamente decoradas, le daban un realce muy especial a esas preciosas joyas que son tus grandes y perfectos ojos. Al contemplarlos fue como si estuviera descubriendo un nuevo mundo, esto me hizo sentir todo un conquistador, quería explorar las muchas riquezas que sabía que estaban dentro de ti.
En el reflejo de tu mirada podía entrever los manantiales de agua más puros, la vegetación más bella, los paisajes más asombrosos, que ningún hombre jamás había visto o jamás alguien hubiera alcanzado. Se despertó dentro de mí ese gran deseo de conquistarte. Sabía que debería hacerlo de una manera diligente, antes que otro hombre lo hiciera. Creo, que ni los exploradores que descubrieron nuestro continente encontraron tantas riquezas como las que logré hallar en ti. Ni las montañas, los océanos, ni aún las flores se pueden comparar contigo; tú vales mucho más. Los ríos se secan, los océanos se contaminan, las montañas se trasforman, pero todo lo que hay dentro de ti, perdurará para siempre. Cuando pregunté a mi Padre Celestial: – Señor ¿qué piensas de ella?, La respuesta fue: “Porque ella a mis ojos fue de gran estima, fue honorable, y yo la amé” (Isaías 43:4).
Ahora puedes imaginar cómo me siento hoy al saber que la joya más preciada del Señor ¡Él la reservó para mí! Hay alhajas a las que no se les puede poner precio; mas tú valor supera a la gema más valiosa. No hay nada que yo pueda hacer para compensar ese amor; aunque pusiera a tus pies los tesoros más valiosos, a tu lado pesarían menos que nada.

Amada mía, creo que lo nuestro fue planeado por Dios, pues desde el primer momento en que te vi, mi corazón se estremeció, fui atraído por tu belleza, cautivado por tu dulzura e inspirado por tu sonrisa. Me convertiste en un soñador, pues mi gran meta fue que Dios me diera gracia para conquistar tu corazón. Doy gracias a Él porque supiste corresponder a ese amor.
Amada mía, quiero que sepas que te amé desde el primer día en que te vi, te he amado durante todos estos años que he podido estar contigo, te amaré por el resto de mi vida y también en la eternidad.

César Castellanos D.”

3 comentarios en “El poder de la Apreciación

  1. FELIZ CUMPLEAÑOS, PASTOR CESAR USTED HA SIDO Y SEGUIRÁ SIENDO NUESTRO MAYOR EJEMPLO DE JESÚS EN LA TIERRA , TENEMOS UNA GRAN ADMIRACIÓN POR USTED….

  2. Verdad pastora. Estuvimos en Chile en este dia y somos testigos de las palabras de motivacion de su papa hacia las personas Q estan a su alrededor. És en ejemplo p NOSOTROS y usted há seguido sus pisadas. Tambien eres tu pastora un ejemplo con tus palabras de motivacion. Los amamos. Valéria

Deja un comentario