Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón; contaré todas tus maravillas Salmos 9:1

Tenemos tantas cosas que contar sobre nuestro Dios. Cada vida, cada persona que hace parte de la iglesia, tiene tantas razones por las cuales amar a nuestro Señor!

Pero en muchas ocasiones luchamos con el temor de hablar, de compartirle a otro lo que Dios ha hecho con nuestras vidas. El día de ayer fuimos a comer una pizza deliciosa… Allí conversaba con mi amiga Priscila Bolzan, le compartía como fue la primera vez que predique en una convención.

Fue en una convención en Bogota Colombia, era en el Coliseo el Campín (estaba totalmente lleno). El invitado especial de esta convención fue Benny Hinn. Cuando mire el programa a mi me tocaba una de las conferencias de la mañana. El único detalle era que yo venia después del invitado “especial”. Cuando me di cuenta de esto empecé a luchar con mis pensamientos. Tenia temor, sentía que no estaba capacitada para hablar. Me venia a la mente todas las razones por las cuales yo NO debería predicar.

Esa mañana entre y había un ambiente de gloria. Muchas personas de otros países nos estaban acompañando, comencé a sentir un frió en mi estomago, y sentí que no podía hacerlo. Así que le envié una nota a mi papá le decía:

Papi gracias por creer en mi. Que oportunidad mas linda que me has dado. Pero viendo el nivel de la convención, los invitados que hay en ella. Estoy segura que tu debes predicar. Eres un hombre muy usado por Dios, así que quiero hoy darte mi tiempo para que tu compartas lo que hay en tu corazón.

Con amor, Johis…

Al poco tiempo llego un ujier buscándome. Johanna su papa la necesita en protocolo, por favor venga conmigo… Entre al protocolo y tuvimos una conversación muy linda los dos.. Me dijo con mucho amor: Johis este es el momento de hablar y no callar. Tienes que contar lo que Dios esta haciendo en tu vida. Yo lo podria decir, pero si viene de ti será diferente. Oro por mi, y no acepto mi “NO”, me envió sin pensarlo mas a la tarima.

Estando allí no podía evitar los nervios, la musica ya estaba terminando. Ese día Benny Hinn ministro como nunca antes lo había visto. Así que hice una oración, Señor tu me enviaste, ayúdame y que pueda contarle a todos aquí lo que tu estas haciendo con nosotros. Tome el micrófono, y comencé a compartir un mensaje que intitule “Familia Sacerdotal”. Sentí que Dios obro, y gracias a El pude vencer mi temor y hable, conté sus maravillas!

Priscila me miro y me dijo: Yo estaba ahí! Gracias por no callar, pues yo soy fruto de esa predicación. Llegue a esa convención sin compromiso, fui solamente acompañar a mis padres. Ese tema hizo la diferencia y desde esa convención me involucre en el ministerio y ahora somos todos esa familia sacerdotal involucrados en el servicio de Dios.

Cuando veo a Priscila, el hogar que tiene, involucrada 100% en el ministerio, ama al Señor. Siendo de influencia para tantas personas aquí en Brasil. Veo cuan importante es el predicar y contarle a otros lo que Dios puede hacer con sus vidas.

Ahora ella ha encontrado su voz, un mensaje que esta transformando la vida de muchos. Ha vencido sus temores y esta determinada a contar todas Sus maravillas!

 Vence tus temores! Dios esta contigo, este es el tiempo de contar todas las maravillas que Dios esta haciendo con tu vida! Tu mensaje puede hacer mucho bien a la vida de otros!